Blogia
Desde Matanzas, la Atenas de Cuba

La asistencia a domicilio

La asistencia a domicilio

Un noble desempeño de la Seguridad Social cubana 

LA ASISTENCIA A DOMICILIO

Por Alina Guede

     Rosaura tiene 82 años de edad. Hasta hace poco tiempo pasaba la mayor parte del día  sola en su humilde casa de la barriada matancera de Pueblo Nuevo. Siempre a la espera de alguna vecina, que amablemente le obsequiara un vaso de yogurt, un dulce y hasta un plato de comida para saciar su mas elemental necesidad de ingerir alimento. Muy a pesar suyo, la  invalidez de sus piernas paulatinamente   le hizo decir adiós  a la cocina, al lavadero y  al resto de los quehaceres propios del hogar……………..    La historia de Rosaura ya es pasado.  Ahora es Elvira, una señora jubilada que se desempeña como asistente social a domicilio, la que se encarga de hacer los menesteres que antes de encontrarse discapacitada, realizaba  Rosaura  con presteza.                                       

 Ley de Seguridad No. 24  

   El régimen de Asistencia Social en Cuba, regulado  en la Ley de Seguridad Social No. 24, comprende, como parte de las prestaciones en servicios que ofrece a personas ancianas y enfermas, la atención del asistente social a domicilio, uno de los servicios sociales para las personas adultas mayores y con discapacidad.    Desde hace más de dos décadas, en 1981, el Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros adoptó un acuerdo para facilitar esta actividad de honda connotación humana.    La legislación actual concede mayores posibilidades para que  jubilados por edad se desempeñen en la  atención y cuidados básicos  en el domicilio de los adultos mayores y discapacitados.    Incluso constituyen una fuente importante para cubrir esa demanda.    Con esta medida justa y humana se benefician ambas partes:  la persona  que funge como asistente,  y  el anciano,  el  enfermo o el  discapacitado a quien dedica sus cuidados.    Una parte, recibe de la sociedad un incentivo económico y el reconocimiento por su abnegada labor. Y  la otra, la seguridad de que su situación personal es objeto de preocupación del Estado, quien  emplea  a una persona para que cuidar de su  invalidez.

  En Matanzas  

  La asistencia social a domicilio es   una de las experiencias mas humanas del sistema de la seguridad social en Cuba y solo en Matanzas beneficia a MIL 812 adultos mayores que residen solos o padecen alguna discapacidad con movilidad restringida.    Informes de la Dirección de Trabajo del territorio yumurino, indican que a inicios de 2 006, la provincia contaba con 982 asistentes y al cierre de ese  año, la cifra llegó  a MIL 268 personas, debidamente preparadas para ese noble desempeño.    A través de esta modalidad,  que cobra fuerza como opción de empleo, los ancianos asistenciados, ven colmadas sus necesidades comunicativas, sicológicas y biológicas en sus propios hogares.                                               

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres